Aikido en la Oficina (y la Vida)

Cómo me encuentro hoy? por qué ha sucedido esto? Como afecta en mí y a mi familia? Cómo puedo evitarlo? Qué puedo hacer para colaborar? Cómo puedo ayudar a que los que me rodean? O hacer algo para sentirme mejor o que se sientan mejor?



Diariamente se presentan situaciones que nos afectan o no sabemos resolver. Éstas a su vez, afectan nuestro trabajo, nuestro desempeño y llegan a incomodar a los que nos rodean; o incluso a nuestras familias. Es por ello que debemos saber detectarlas, antes que ocurran o saber como afrontarlas, si ya han llegado hasta nosotros. En Aikido, el trabajo o la práctica, no es únicamente en el 'tatami' (lugar de práctica), va más allá y traspasa las paredes del Dojo...


La Armonía que enseña, no es sólo para ataques físicos, también se refiere al trabajo mental y la preparación en diferentes condiciones... Básicamente, siempre debemos responder igual. Compartimos por ello, estos Principios utilizados a diario en Aikido, los cuales se adaptan muy bien a cualquier situación: • La distancia correcta y el respeto que merece... Hay una distancia correcta para permitir que llegue un oponente, antes de que se requiera una respuesta. Si un oponente camina dentro de esa distancia, necesitamos retroceder para establecer la distancia nuevamente, o intervenir y tratar con el oponente. La distancia es diferente según el tamaño y el alcance del oponente o si éste lleva un arma (la distancia debe ser obviamente mayor). En la vida hay una distancia diferente para cada cosa y para diferentes personas. Debemos elegir cuál es la distancia correcta para cada una: o qué tan cerca vamos a dejar que se acerquen, antes de hacer algo. ¿Estas siempre a la distancia correcta? • Salir de la línea, si la situación está ya muy cerca de mí. Por lo general, en la vida cuando las personas se sienten atacadas, tienden a asumir dos posiciones: escapar o defenderse, pelear o correr.  En un sentido marcial, significa afrontar lo que viene, con todas nuestras fuerzas, con todo nuestro espíritu.  En Aikido, buscamos una tercera vía:  siempre buscamos salir de la línea del ataque, dejar que el ataque pase sin luchar o someterse contra él. Entonces, si es necesario, utilizamos la energía del ataque para lanzar/proyectar/controlar o dirigir a nuestro oponente.  La próxima vez que te sientas atacado y estés a punto de someterte o contraatacar... medita e intenta encontrar una tercera vía. Pregúntate, cómo sería salir de la línea del ataque. • Mirar alrededor, puede venir otro ataque o alguien necesitar mi ayuda. Estar alertas... En Aikido se nos enseña cómo se puede hacer frente a uno o a varios adversarios. Los estudiantes deben entrenarse para estar alerta, no sólo para los ataques frontales; sino preparados en todos los flancos (frente, los lados y la espalda.) Es enfocarse al 100% en el momento... cuando todos tus sentidos deben estar ahí. • Una ejecución sincera: si todo lo que hago, lo hago por mí y únicamente para mi beneficio, Aikido será falso... Si por el contrario comparto, apoyo o beneficio a mi hermano y a los que me rodean, sin buscar algo a cambio... será un beneficio común. Siempre tiene que ver con quienes nos rodean, por eso Aikido no es solitario, siempre necesitaremos compartir... Espero les agraden estas líneas y las lleven siempre en mente! ¿Podrías aplicar estos principios? Por favor comparte.

62 vistas

Contáctanos

Puedes escribirnos cualquier consulta y estaremos respondiéndote lo más pronto posible.

Estamos en Plaza Guo, Diagonal a Hopsa Vista Alegre.

Escríbenos al Whatsapp +507 6288-5407

Aikido Buikukai Arraiján ® - Derechos reservados 2020